Notificaciones oficiales de plagas

Las Organizaciones Nacionales de Protección Fitosanitaria de la región de la NAPPO proporcionan las Notificaciones oficiales de plagas. Dichas notificaciones tienen la finalidad de cumplir con la norma de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria sobre Notificación de plagas, aprobada por la Comisión Interina de Medidas Fitosanitarias en marzo de 2002:

USA Flag El Departamento de Agricultura de EE.UU. anuncia encuesta sobre el virus mop top de la papa
Publicada: 10/09/2002
Persona de contacto: USDA, APHIS
Washington, 9 de octubre de 2002—El Servicio de Inspección de Sanidad Agropecuaria del Departamento de Agricultura de EE.UU. anunció hoy que proyecta llevar a cabo una encuesta nacional para el virus mop top de la papa (PMTV). Los resultados de ésta representarán todos los lotes de semillas certificadas en los Estados Unidos.

La primera confirmación del virus en los Estados Unidos se registró en Maine, en agosto de 2002. El APHIS analizará cerca de 3 000 tubérculos por estado, a fin de determinar la distribución del virus en los estados productores de semillas. Los especímenes incluirán tubérculos de todos los lotes de semillas certificadas que se hayan cultivado en los 17 estados productores de semillas de papa.

Los resultados de la encuesta, que estarán disponibles a finales de 2002, conformarán la base de cualquier medida reglamentaria que pueda tomar el APHIS. Si se determina que el virus tiene una distribución limitada, el APHIS considerará medidas reglamentarias que impidan el movimiento interestatal de semillas infectadas.

El virus mop top de la papa pertenece al género de los pomovirus; es un virus que se transmite a través del suelo; que no afecta a los humanos y que es transmitido por el hongo causante de la sarna pulverulenta de la papa. En los tubérculos infectados, el virus puede ocasionar manchas o anillos necróticos en líneas. Los síntomas en el follaje de las plantas infectadas pueden presentar varios tipos de manchas y enanismo en los tallos. En cultivares sensibles al virus, las pérdidas pueden llegar al 20 como consecuencia de una disminución en la producción y de la pérdida en la calidad de los tubérculos.